No me llames, yo te aviso... Es tu cuerpo el que te llama


Esa es una frase que en muchas ocasiones de la vida y en diferentes circunstancias nos han acompañado donde más que bien solo nos hacen sentirnos más tristes y decepcionados que otra cosa
Lo mismo se aplica en áreas en donde tu le dices a tu cuerpo, no me des queja, no me molestes, no tengo tiempo, ni dinero, ni nada de eso que me pides con las alertas
Las alertas pueden venir de un solo sompocio, de pequeñeces como adormecimiento, palides, que siente q te desmayas, pero como somos seres humanos mejor decimos, no si esto es el sol, el calor, el frío, es más le dices cuerpo hay te llamo cuando tenga tiempo para vos, ahorita no puedo
Y todo se posterga, desde ir al médico, hasta hacerse un chequeo, pero parte de nuestro cuerpo se cansa, los riñones, los ojos, el corazón, el cerebro y dice pues si no me desea contestar las alertas, le haré saber de otro modo, ahí empiezan los achaques, y muchas veces como machos sin dueño decimos hay q me jode esta reuma, es la edad, la tanatada de años que uno tiene
A quien no le pasa, en la hemodialisis o diálisis, somos los renales los que uno ve que se descompensan. Por los desarreglos del fin de semana o aquella fruta que se nos atravesó y nos seducio a su sabor
Es probable que muy pocas veces tomemos conciencia de las alertas de nuestro cuerpo, el dolor, los síntomas y todo es porque o no queremos seguir más enfermos o sencillo porque buscamos ocupar ese tiempo para trabajar, estudiar o priorizar alguien que no seamos nosotros mismos
Los renales sabemos que los dolores, las gastritis, el cuerpo se maneja como de porcelana un golpesito y la estructura se parte, se abre, se jode pues
Últimamente así le he dicho a mi cuerpo, mira hay te llamo más tarde, tengo fecha para enfermarme, no me des dolores en los huesos, no puedo atender el problema coccigeneo, tampoco a los ojos, perdonen haber perdidos los lentes y no tener tiempo para la consulta y el examen, también a mi piel, perdonen q la he quemado, que no le he tratado la resequedad, las alergias ni nada. Y no termino de escribir y de decir todo lo que me he hecho, porque la prioridad es otra.
Sí ud puede, no le diga a su dolor le llamo más tarde, sino hágale mi hijo vaya al medico que le atiendan la enfermedad y siéntase bien no deje para mañana lo que puede hacer por vivir mejor hoy.

Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA