presiones bajas, altas, todas son recados del corazon


Mis presiones
Últimamente se me está bajando la presión, demasiado, al punto que veo luces y todo empieza a dar vuelta
Hoy fue particularmente, extremo 70 / 35 y aun sonreía, la enfermera diligentemente me puso salino, busco una destroza y llego a 80/ 45 y se volvía a bajar, el médico quien siempre me hace una broma me dice, vio alguna cosa, se siente mal... o su cuerpo tan agradecido la deja que este contando chistes
La verdad que al reclinar el sillón y dejarme casi con la cabeza colgando y los pies hasta arriba me puse a pensar en la fragilidad de mi vida, que sentía que mi corazón era como un reloj que su marcha esta lenta, tan lenta que hace que estoy en una nube y el tiempo se congelara
Todos los renales sabemos que lo que no hay que hacer es dormirnos en una crisis de hipotensión, porque ayudas a que la marcha de reloj se detenga, pero muchas veces escuchas en tu interior una voz que te seduce y te dice déjate caer, libérate, descansa y es ahí donde sólo te queda no dejarte seducir, y luchar sin aire porque la máquina no se detenga

Que cada vez que el corazón intenta pararse, llega súbitamente esa invitación a dormir profundamente, y me niego a esa seducción, porque aun tengo cosas pendientes en esta vida, el problema es que la enfermera no este acostumbrada a verme con esas presiones, porque sale corriendo, a darme vuelta al sillon, porque la presión se puso en 50/39  y ella esta a punto de entrar en una crisis de diabetes, por ver que la pita, no dice nada, lo único que sabe es que si le pasa algo no habrá a quien decirle hasta la hora de mi salida si he partido o no, porque mi soledad es mas voluntaria que real, pero en el momento que estoy patas arriba reflexiono en el jardin, es mas busco al torogoz que siempre veo en una rama, y quisiera perseguirlo, pero muchas veces el pasa la consulta y se va 

A veces creo que estoy cansada, que solo quisiera no sentir, no desesperarse 



Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA