El Quijote en mujer

Ir y venir a los hospitales, deja de ser tedioso y se convierte en rutina, cuando se está enfermo.
Todos los meses una Ir y venir a los hospitales, deja de ser tedioso y se convierte en rutina, cuando se está enfermo.
Todos los meses una analítica o examen de hemoglobina para saber si requiere una inyección de mircera o eritropyoyectna
Llego el día pregunte en la ventanilla cual era la fila indicada para entregar la boleta, le salude a la sra, y ella con un gesto de esos que te recuerdan enfermedad me refirió q era la larga, agradecí el gesto de responder y me forme
Pasaban los minutos, así paso media hora y jamas me llamaban me acerque a la puerta del laboratorio y a mi alrededor compañeros renales, personas con cáncer, adultos mayores, me encontré por un momento pérdida en la tecnología de Blackberry (sarcasmo) no me quejo el me esta ayudando hacer esta entrada.
Estaba una señora mayor tendría unos setenta y ocho años, con la mirada entre pérdida y más despierta que todos los q estábamos ahí, ella se me acerco y me dijo esta lento esto.
Asente con la cabeza,y se me aproximó más, confienzo que me extraño y hasta me quede Mmm y me toma del brazo derecho con su suaves y arrugadas manos, y me empezó a sobar pese a  q yo reaccionará mal, me sentí confortable, creo q su cabello Plateado me recordó a el cabello de mi abuelita, quien ese día a esa hora le iba hacer una operación en una de sus ventanas al mundo.
La señora se aproximó más y me dijo porque me vio arreglada y lista para una jornada laboral, hija! Tan bonita y tan llena de vida, ud se ve tan sana que no se que hace aqui. Sonria y siente con la cabeza
La Sra me vuelve a tocar el brazo y me dijo hay hija, toda la vida me ha tocado ir y venir de hospital en hospital, porque fíjese que me trasplantaron hace más de 23 años la seguí escuchando con atención, a lo q me decía le respondía con una sonrisa, es que yo tengo insuficiencia renal crónica eso mata hija, no supe que contestarle, si decirle chocale yo la tengo también pero mejor guarde silencio y oculte mi brazo donde esta mi señal de seguir en la batalla campal de cada semana
Escuchar a los demás es bueno, la vida es tan buena q siempre hay quien te escuche a ti, ella se trasporte a cuando ella tenía cincuenta años y se quería morir, que la metieron a la hemodialisis y ahí había una maquina del mal que se suponía que la aliviaba pero a ella le causaba dolor y desesperación, me contaba con detalle como la sangre desde los pies hasta la última gota salia y se limpiaba quedaba su cuerpo cómo una bolsa sin nada y a los minutos se volvía a llenar de la sangre supuestamente limpia.
Tomaba pose y miraba hacia el techo del laboratorio esperando que nos llamarán, me contó que había pedido al medico que la dejará morir que ella quería siete tazas de atol en un posillo o traste de barro que también habían llevado de comer alguna otra astralidad, ella dice q se dio a la tarea de tomarse el atol y que el médico le dijo vaya hoy si vas a morir en paz, me relataba que vomitaba sangre y eran cubetas las que llenaba que una de sus hijas entro y la vio, y casi se muere la hija, porque se tenia un gran drama porque se suponeque me iba a morir y yo le repetía si yo ya viví y me tome mi atol me hicieron feliz el último dia
La pasaron a diálisis, pero entre ingreso e ingreso le dijo un médico general ud ya no va seguir viva sino se trasplanta, a todo esto yo estaba entre riéndome de su aventura que es la casi todos compartimos y el hecho que ella me contaba su historia para que yo me cuidará porque no todo era belleza me dijo ella
Seguí, animandola a que continuará su relato y ella me dijo lo peor es que el viejo (esposo de ella) se aflijia y mi hijo me dono el riñón interrumpió su relato y le dijo a la joiven que la acompañaba / mira vamos a ir a comer después de aquí o después de sacar mi cita. La muchacha con pena le dijo a comer si quiere, solo medio bailo en un ladrillo y le dijo a comer donde la señora aquella
Puesi, hija me dijo, un mes antes me trasplantaron porque se murió un señor entonces nos adelantaron la fecha, mire era tan flaca cuando estaba en diálisis, comía comía y no engordaba, y en trasplante me ponían seis panes diarios dos en cada tiempo de comida, a los cinco días de la operación me di cuenta q estaba comiendo 36 panes en la semana que eso era demasiado y para que no me regañaran los empecé a meter en la sobrefunda de mi almohada, elproblema fue cuando me cambiaron la ropa la enfermera me dijo que es esto! Bien enojada, yo le dije es que tengo unos perros en la casa que seguro no les han dado de comer todo este tiempo, y me cuenta como le suplicaba a la enfermera no botarle el pan y que ese día a la hora de la visita la hija se lo iba llevar
Cuando la hija llego dice que le trato de reganan porque la gente iba a creer q no tenían para comer y ella le repitió es que no son para ustedes son para los perros que hay en la colonia, se refería a los criollos, aguacateros que siempre les daba ella comida.
En eso salio la lic laboratorio y menciono mi nombre, le dije compermiso doñita tenga buen día, pasa hijita me dijo ella
A los segundo también la llamaron y ella iba feliz a sentarse y diciéndole viera cómo me encanta q me saquen sangre, vendré todos los días a visitarles y regalarles una sonrisa
A quien ella no le podua robar una sonrisa, con su locura o cordura ella le contaba cómo había vencido esos mounstros y ahí estaba
Todos los días alguien te enseña que cada quien ve la vida como quiere, ptodos los seres humanos en esencia somo diferentes y eso nos hace quienes somos.
 o examen de hemoglobina para saber si requiere una inyección de mircera o eritropyoyectna
Llego el día pregunte en la ventanilla cual era la fila indicada para entregar la boleta, le salude a la sra, y ella con un gesto de esos que te recuerdan enfermedad me refirió q era la larga, agradecí el gesto de responder y me forme
Pasaban los minutos, así paso media hora y jamas me llamaban me acerque a la puerta del laboratorio y a mi alrededor compañeros renales, personas con cáncer, adultos mayores, me encontré por un momento pérdida en lsa tecnología de Blackberry (sarcasmo) no me quejo el me esta ayudando hacer esta entrada.
Estaba una señora mayor tendría unos setenta y ocho años, con la mirada entre pérdida y más despierta que todos los q estábamos ahí, ella se me acerco y me dijo esta lento esto.
Asente con la cabeza,y se me aproximó más, confienzo que me extraño y hasta me quede Mmm y me toma del brazo derecho con su suaves y arrugadas manos, y me empezó a sobar pese a esperar q yo reaccionará aventandola, me sentí confortable, creo q su cabello. Plateado me recordó a el cabello de mi abuelita, quien ese día a esa hora le iba hacer una operación en una de sus ventanas al mundo,
La señora se aproximó más y me dijo porque me vio arreglada y lista para una jornada laboral, hija! Tan bonita y tan llena de vida, ud se ve tan sana que no se que hace aqui.
Y me dijo hay hija, toda la vida me ha tocado ir y venir, porque fíjese que me trasplantaron hace más de 23 años la seguí escuchando con atención, a lo q me decía le respondía con una sonrisa, es que yo tengo insuficiencia renal crónica eso mata hija, no supe que contestarle, si decirle chocale yo la tengo también pero mejor guarde silencio y oculte mi brazo donde esta mi señal de seguir en la batalla campal de cada semana
Escuchar a los demás es bueno, la vida es tan buena q siempre hay quien te escuche a ti, ella se trasporte a cuando ella tenía cincuenta años y se quería morir, que la metieron a la hemodialisis y ahí había una maquina del mal que se suponía que la aliviaba pero a ella le causaba dolor y desesperación, me contaba con detalle como la sangre desde los pies hasta la última gota salia y se limpiaba quedaba su cuerpo cómo una bolsa sin nada y a los minutos se volvía a llenar de la sangre supuestamente limpia.
Tomaba pose y miraba hacia el techo del laboratorio esperando que nos llamarán, me contó que había pedido al medico que la dejará morir que ella quería siete tazas de atol en un posillo o traste de barro que también habían llevado de comer alguna otra astralidad, ella dice q se dio a la tarea de tomarse el atol y que el médico le dijo vaya hoy si vas a morir en paz, me relataba que vomitaba sangre y eran cubetas las que llenaba que una de sus hijas entro y la vio, y casi se muere la hija, porque se tenia un gran drama porque se suponeque me iba a morir y yo le repetía si yo ya viví y me tome mi atol me hicieron feliz el último dia
La pasaron a diálisis, pero entre ingreso e ingreso le dijo un médico general ud ya no va seguir viva sino se trasplanta, a todo esto yo estaba entre riéndome de su aventura que es la casi todos compartimos y el hecho que ella me contaba su historia para que yo me cuidará porque no todo era belleza me dijo ella
Seguí, animandola a que continuará su relato y ella me dijo lo peor es que el viejo (esposo de ella) se aflijia y mi hijo me dono el riñón interrumpió su relato y le dijo a la joiven que la acompañaba / mira vamos a ir a comer después de aquí o después de sacar mi cita. La muchacha con pena le dijo a comer si quiere, solo medio bailo en un ladrillo y le dijo a comer donde la señora aquella
Puesi, hija me dijo, un mes antes me trasplantaron porque se murió un señor entonces nos adelantaron la fecha, mire era tan flaca cuando estaba en diálisis, comía comía y no engordaba, y en trasplante me ponían seis panes diarios dos en cada tiempo de comida, a los cinco días de la operación me di cuenta q estaba comiendo 36 panes en la semana que eso era demasiado y para que no me regañaran los empecé a meter en la sobrefunda de mi almohada, elproblema fue cuando me cambiaron la ropa la enfermera me dijo que es esto! Bien enojada, yo le dije es que tengo unos perros en la casa que seguro no les han dado de comer todo este tiempo, y me cuenta como le suplicaba a la enfermera no botarle el pan y que ese día a la hora de la visita la hija se lo iba llevar
Cuando la hija llego dice que le trato de reganan porque la gente iba a creer q no tenían para comer y ella le repitió es que no son para ustedes son para los perros que hay en la colonia, se refería a los criollos, aguacateros que siempre les daba ella comida.
En eso salio la lic laboratorio y menciono mi nombre, le dije compermiso doñita tenga buen día, pasa hijita me dijo ella
A los segundo también la llamaron y ella iba feliz a sentarse y diciéndole viera cómo me encanta q me saquen sangre, vendré todos los días a visitarles y regalarles una sonrisa
A quien ella no le podua robar una sonrisa, con su locura o cordura ella le contaba cómo había vencido esos monstros y ahí estaba
Todos los días alguien te enseña que cada quien ve la vida como quiere, porgullo que todos los seres humanos en esencia somo diferentes y eso nos hace especiales

Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA