MI PRIMERA VEZ

Mi primera vez… y la ultima
Todas las primeras veces en cualquier cosa, nos ponen extremadamente nerviosos, será porque no sabemos lo que vamos a encontrar, que vamos a sentir, en fin se llena el universo de expectativas y de temores que no sabemos que, ni donde, ni cuándo.
En mi trabajo cambiaron la aseguradora, creo que fue lo más tormentoso de diciembre, porque significaba que todo para el 2014 sería cambio tras cambio, y al final trato de ver el lado bueno de las cosas y los cambios son oportunidades, en fin, ya obteniendo mi pre autorización para la hemodiálisis 2014, y estando a un día para tener que ir al nuevo lugar, se me pasaron mil cosas por la cabeza, como que cosas voy a llevar, hasta cómo iba ir vestida
El primero de enero no dormí casa nada eran las tres de la madrugada ya del 2 de enero y yo sin dormir, creo que la ansiedad me había jugado una mala pasada y no me quería dejar dormir, el colmo era que yo sabía que por ser esa primera vez en un lugar nuevo no iba a dormir sencillamente porque quería estar pendiente de mi tratamiento.
Es más me planche el pelo porque me quería ver bonita para ir a la hemodiálisis y no iría en pijama como era costumbre porque no sé, me sentía nerviosa, me levante temprano, desayune un deterretido de queso que le quedan feítos a mi mama pero la intención es la que cuenta, y empecé arreglar que cosas llevaría a  mi nuevo lugar de purificación
Eran las 6:30 am, ya de camino a la nueva experiencia que me había robado el sueño, lugar Hospital de la Mujer, la unidad asociada de hemodiálisis, ingreso en el silencio del lugar y llegue hasta la puerta donde sabía que estaba la unidad, vi a la enfermera que tenía ya más de tres años de no ver, hoy hasta nieto tiene, y el corazón se me acelero y me avente abrazarla porque de verdad me sentía feliz, ella es una gran mujer y mis inicios renales fueron con ella, activa, chispa como siempre, la verdad el trato de ella no vario mucho del que me daba en el Seguro Social, ella y otras enfermeras siempre me trataron con mucho amor jamás me quejaría al contrario ellas son como madres para mí, son protectoras y me siento segura, ojo hablo del personal de la vieja escuela de la hemodiálisis salvadoreña, no tengo nada en contra del nuevo pero cada vez son más insensibles, mas superfluas y te hacen sentir como mercancía, como que va llevar lavado, planchado y alisado.
Después del abrazo me dijo bueno te voy a conectar, yo acomode mis cosas, porque el sillón estaba medio feíto, creo q era lo único malo, me pese, porque a estas alturas aunque sea en la privada yo no he perdido mi autonomía y mi independencia de lo que ellas en el seguro social me enseñaron, ya me había sentado y puesto el tensiómetro y le digo espérese que no me he lavado mi fistula, cualquiera hubiera pensado si se acaba de bañar y hoy va de regreso a lavarse el brazo, a ella solo le dio risa y yo le dije es que no miss mire a mi Uds. me enseñaron que a donde yo vaya me debo lavar bien mis manos y mi fistula antes del tratamiento es parte de la educación renal.  A ella solo le dio risa y me dijo me alegra que no hayas olvidado tu autocuidado, así que si Ud. es renal y me lee por favor LAVESE LAS MANOS,Y DONDE TIENE LA FAVI antes del tratamiento, el agua no mata!!! (Claro ahí por fuerita y con jabón)
La conexión para la que me esperaba poderme retorcer por el dolor de las agujas… no existió dolor alguno, ni las sentí, es más le dije mire disculpe son de las mismas y ella me dijo claro son como las que te ponen en el seguro.
Puedo ver tele pregunte, me dio el control y me dijo si hija y veo que hay cable, vi Alicia en el país de las maravillas, y con mi juguito de cajita estaba de lo más relajada en ese spa que resultaba un sueño.
Después pase los canales de uno en uno para ver que podía encontrar, llego otra paciente y ella si era de la privada, mal humorada, hermana lejana, pesada, quejumbrosa, y yo estaban súper bien que más podía pedir.
Todo salió perfecto llego el Dr. Córdova, un gran hombre, una persona sencillamente yo no me quejo de él, me reviso, me pregunto sobre mi tratamiento como era en el otro lugar.
La hemodiálisis concluyo cuatro horas después, y yo no dormí, me sentía feliz, me sentía sana, con ganas de regresar… hasta que me encuentro con una burocracia terrible en la caja…
esta vez tenía que pagar el total de mi hemodiálisis, y la próximas solo coaseguro, resulta que la señora mal encarada parecía pescado frito y chuqueado (pasado) me aseguro que ella no sabía nada y que eso no era así y que no y que no, bueno y me estaba tratando con la patas, cuando me decía es que la paciente, no sé qué, es que la paciente no se cuánto, mire señora le respondí la paciente soy yo, yo soy la responsable, yo soy la que pago, porque según ella, yo llevaba a un mi familiar y yo estaba peleándome por gusto porque ni siquiera era la interesada. Al ver su modo operando le dije era Ud. me puede decir quién es la encargada del seguro aquí, me lo indico me cobro más de lo q me habían dicho que iba a pagar y me aventó el papel y la factura, le agradecí con una sonrisa y le dije que era ella muy amable y gentil, para que quizás eso le ayudara al momento de atender a la otra persona que sigue en la fila de la caja.
Mi spa de luxury con baño de gotas de oro, se terminó en ese instante, hablo con la asegurador y solo me dicen mire si es cierto que la pre autorizaron pero Ud. se las enseño, claro respondí, si pues mire, ellas están equivocada, a los pocos minutos me vuelve a llamar la misma Sra. del seguro para decirme como aseguradora no tenemos crédito con el hospital de la mujer, entonces cada vez que llegue va pagar la totalidad, mire le dije hemos hablado esto desde antes de las vacaciones yo no podría cubrir todas mis hemodiálisis porque ni siquiera gano lo que valen las 13 en el mes, ósea tendría que trabajar solo para eso exactamente, debe una explicación, y lo que ya pague, bueno eso es el deducible del año, ósea que Ud. ya no va pagar más adelante y eso nunca lo había pagado, al final solo me dijo bueno queda el otro lugar ya vamos hablar para que la atiendan el sábado, me dio risa porque según ella que es la hemodiálisis, una sesión de lavado, planchado y secador de pelo, o llego y digo buenas me vengo hacer las uñas. Le agradecí y le dije bueno me comunico con Ud. y luego me explica.
…. Así que el lugar en donde por primera vez me sentí como en un spa duro... cuatro horas de un día… y regresar… difícilmente… solo me quedo la experiencia de lo que sienten los ricos, los hermanos lejanos, cuando deciden venir de vacaciones y pasar por ahí… fui a dinerada por un día… ok no siempre era la  misma pobre que sintió que era que le lavaran el pelo con shampoo de oro y se lo secaran con seda.-


Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA