PREGUNTAS SIN RESPUESTAS


Hacernos preguntas que no tienen respuestas, que más bien son el reflejo de nuestras esperanzas y nuestros temores
Los porque son más que la personas que son buenas.
Esa frase me ha impactado, cuantas veces no nos hemos senados a preguntar porque a mí me tocó ser gorda,  porque a mi me toco ser flaca, fea o bonita, o porque me deja el amor de mi vida, o porque me engaña mi esposo, o porque deje mi examen, o porque no hice esto o aquello
Cuando uno está enfermo se da cuenta, el por qué suena a reclamo, sobre todo hasta nuestra familia pregunta porque a Dios, porque nos hemos enfemedados si somos buenos, porque nosotros, que llegamos a creer que es un castigo, y la otra parte como yo! Pensamos bueno estoy enferma, quiero vivir, y por qué no es motivo para decirle a Dios y  porque yo, sino más bien gracias por fijarte mi vida, y decirme que era posible salir adelante, y decirme que estaba desperdiciando mi vida, y que ella no hacía nada por nadie, ni me motivaba nada, en realidad pensaba lo que cualquiera piensa a los veintiún años de edad, bueno disfrutare la vida, recorre el mundo, seré feliz, hare y viviré lo que nunca antes en mi casa me dejaron,
Y el mismo porque resulta en las familias, a veces omitimos preguntar porque nos reprendieron injustamente o porque no me dejaron a ir a fiestas, o salir con amigas, y siempre me dejaron ser solita… hace unos días me paso algo parecido encontré cosas viejas y esas me recordaron época de mi vida que quizás no recuerdo a mi conveniencia… los porque, o las preguntas no respuestas hechas años después en otro contexto incomodan a nuestros mayores, porque fueron nuestros temores y sus errores de crianza que únicamente nos pudieron generar traumas o complejos que no nos permitieron crecer en otras áreas.
A las personas que les hice la preguntas, la primera sonrió y desorbitó los ojos, la otra rio sin decir nada aduciendo sordera, al final una trato de culpar a la otra o decir a ella ya le reclamaste, y le respondí que si y no le estoy reclamando estoy preguntando; la segunda dijo mejor ya no sigas pensando en porque fue, y mejor Salí a comprar y prepara el almuerzo antes que enojes.
Las repuestas del porque jamás nos van hacer feliz, nos pueden llenar de rencor y de odio, y hasta de ideas de malos sentimientos por lo que no fue, así que para vivir mejor es pensar que lo que no fue en tu tiempo no será jamás. Y que cada cosa por injusta que parezca nos toco vivirla a nosotros porque fuimos elegidos para ser diferentes para cambiar la forma de pensar y de sentir, para fortalecernos, para soñar de escapar de aquella realidad por fea que parezca, para no sufrir sino aprender a sufrir y felicidad.


Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA