CÓDIGO UNO


Sentir una presión en el pecho, una aflicción que embarga los corazones, dar un salto del susto, entristece muchos ojos sin dueño del código... Es la lucha entre vivir y dejarse vencer

A cabo de escuchar en el parlante código uno, solo vi que las familias que esperaban se vieron entre si con angustia esperando que dijeran donde era la emergencia, esta ocasión no era la unidad de hemodiálisis, sino la máxima urgencia que albergaba en un catre la lucha de algún paciente.

Así que si alguna vez esta en un hospital y escucha código uno, y ve correr muchos médicos a una sola sala, recuerde hay alguien luchando por salir, o dejándose vencer, y los que corren son ángeles a tratar de arrebatar de las guerras de la muerte a ese paciente.

La primera vez que presencie un código uno, fue impactante, pues la persona estaba teniendo un paro, en la máquina, solo veíamos correr gente de todos lados a la unidad, médicos, enfermeras, hasta una camilla, hacer labor de resucitar y uno aun conectado sin saber quién era, las familias a fuera preocupada, llorando pues los vidrios polarizados de la unidad no dejan ver quién era el protagonista de esa tragedia, lo desconectaron, lo trasladó a la camilla y parecería todo aquello un programa de televisión, una serie de paramédicos entre quien practican de revivirlo también veía la angustia de mis compañeros de enfrente que solo nos hacía sentir desesperados, preocupados y no queríamos saber el desenlace de esa historia.

Cuando salí de la unidad con el corazón agitado, solo persignándome pensando que no fui yo, pero pedía por el alma de quien estaba ahí.. Mi madre a pocos metros lloraba desconsolada junto a otros familiares pues ellos no sabían si era hombre o mujer, y todos somos familia y compartimos el dolor ajeno.

Los hospitales son tristes, pero a la vez conoces personas muy alegres y llenas de vida...y que luchan por seguir aquí... Pero solo recuerden que esa palabra código uno, es la emergencia de una vida

Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

ME DUELE EL ALMA