SIENTATE A ESPERARME


Una de las cosas que he aprendido es a sentarme y a esperar, esta claro que debo ser paciente con todo, en mi trabajo. En mi vida, y sobre todo en la hemodialisis que no puedo mas que sentarme a esperar que en las tres o cuatro horas mi sangre se purifique y de paso mi alma

Tengo tiempo para pensar, para dormir, para escuchar música, para hablar con mis amigos de hemodialisis, porque no decirlo para escuchar la vida de esas grandes mujeres que me conectan a la máquina, uno en la hemodialisis puede reír, puede llorar, puede enojarse en ningún lugar mas que en ese existe la libertad de pensar y de sentir.

Tampoco pretendo que la gente se sume tener IRC para poder tener tiempo para si misma, retomo las palabras muy sabias de Normita..la hemodialisis es como un trabajo, en donde uno tiene la obligacion de ir, verse bien y salir de ahí cansado pero satisfecho

A veces las personas que no tienen un padecimiento crónico no dedican tiempo para si mismas, o talvez lo equiparan en el caso de algunas mujeres de ir al salón de belleza otras como ir con las amigas a tomar café, los hombre se equipara a jugar play station o a departir con otros amigos, es importante que durante nos bañados, esperamos en el banco reflexiones sobre nuestras vidas, sobre que beneficio haremos ese día para ser mejores personas y no para conquistar el mundo, sobre todo para valorar lo que tenemos pero no basta la palabra tradicional yo estoy bien gracias a Dios!!....porque cuanto tiempo hemos hablando con el últimamente.
He aprendido a sentarme y esperar. Las agujas, la asepsia, he podido vivir angustiada durante el tratamiento pensando en lo que tengo pendiente, en lo que me falta por vivir, por amar, por sonar por luchar, a mi tener IRC no truncó mis sueños, en todo caso son las personas la que me angustia. Las que arraigan mi colitis, pero se que tengo que esperar, que amar la vida, esperar en el ser divino su ayuda y su apoyo, porque creo en justicia Divina.

Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA