EL REPORTAJE EXTREME DE LA FUNDACION


Empezare a escribir la historia de mi vida para poder entender que cada día es una aventura y que cada sacrificio tiene que tener su recompensa
Los medios de comunicación juegan un papel muy importante, en un Estado democrático, en la sociedad misma, acerca a las clases altas y las populares, a los soñadores y a los ilusos, de todo hay en este lugar.
Mi mayor temor aparecer en los medios, por vanidad, por timidez mil y una razones existen y como dicen a veces uno trae para eso y otras tantas no, es negado dirían por ahí, hago relación a los medios pues ellos son parte de esta historia, porque qué haríamos sino existieran esos editores, productores, periodistas y camarógrafos sencillamente nos ausentaríamos de la realidad, pues amarillo, rojo o verde como sea la noticia siempre llega, y sobre todo toca vidas.
Mi aparición en los medios, la primera vez, me sudaban las manos, me sentía desubicada y hasta entre en transe, ver que tenia varias cámaras enfrente y una pantalla que reflejaba como me veía era como tener un espejo en el cual me podía ver y cientos de personas lo verían también, me emocione casi no hable, pero creo que parte también porque yo soy el alma de la fundación, la soñadora, la luchadora todo lo que lleva la relación a motivar esta fundación, pero si me acompaña el director ejecutivo me quedo ausente, pues me desconecto a pensar en mis ideales y el se suelta ha plantear como pretendemos conquistar el mundo, es decir, funciona la dupla, de el lado humano de la fundación yo, y el lado técnico, el director ejecutivo.
La segunda invitación ya no fui, a veces no me lo permiten mis compromisos laborales y otras tantas que no me gusto la primera experiencia, así que opte por enviar al director ejecutivo.
Pero me llego el día de salir de la sombra y empezar a verme mas, lo medite día y noche..Mas de noche que de día, me miraba en el espejo y me decía esa no quiero ser yo, la que salga en la televisión, es como caminar en centro comercial vestida de novia o con ropa de playa todo mundo se de cuenta que estas ahí.
Nace la oportunidad, la presidenta la mujer que hace algo por su comunidad, debo aceptarlo no me sentía acreedora de tal merito, pero tampoco quería verme en la televisión, pues implica tantas cosas, sobre todo lo que ya había mencionado en otros editoriales decir que soy lo que soy, y hay gente que no lo sabe, producir un spot, una cuña o como sea que se llame es difícil sobre todo porque no teníamos ni la más remota idea de que fuera tan difícil o que no conocíamos el lugar, les contare la historia a groso modo pues detallarla me llevaría mucho y volvería la lectura muy monótona.
Tres renales, siete personas normales, un equipo de producción, un mapache y mil veredas empedradas, nuestro destino el mirador, sin conocer el terreno la presidenta vestida como lo que es una abogada, pero sin dejar de paciente renal se hacia acompañar de unos altos y delgados tacones de aguja, normita -renal ejemplar con 20 años de trayectoria en la lucha- con su ánimo y espíritu ideal, Edwin –renal con 13 años y esposo de una fundadora- emprendimos el viaje mas largo de nuestra vidas y no hablo el de la muerte, por lo contrario fue en esta. Normita acompañada de una taza de café caliente con una sonrisa y el mapache que había obtenido una galleta de ella y quizás pensó que lo íbamos adoptar que iba con nosotros en el recorrido.
Un puente colgante la primera toma, sufro de vértigo, las tablas estaban lisa y cada paso que daba pensé en Gandhi murió por sus ideales, cuáles eran las razones de mi elección, porque que el y no alguien más, la verdad fue el primero que se me ocurrió además estaba tan flaquito y payulito que parecía renal, me pedían que sonriera lo hacía pensando en no sé qué cosa, pero no pensando en lo que estaba pasando.
Segunda toma camino al mirador, llegaba carro pero nadie sabía y empezamos a caminar Edwin le dolía mucho una pierna, normita la veía cansada, me palpitaba el corazón y el humor se empezaba para mí a poner se negro, pues nunca llegábamos era a gran altura aunque ellos iban sonriendo yo quería que la tierra se abriera y me tragara pues no me iba a perdonar si algo les pasaba, aparece una pipa de agua, y la opción más razonable pedirles jalón para mi gente, primero que fuera yo y Edwin pues normita había avanzado más, pero empecé a gritarle que detuviera la marcha que ella se iba ir en la pipa. Quería que yo me subiera pero les dije que no porque no cabíamos además primero eran ellos y no yo, pues por mi estaban ellos ahí, la cuesta más empinada y la pipa empezó avanzar jamás olvidare a normita diciéndome adiós desde el gran camión con una gran sonrisa, a mi me acompañaban los demás, cansada no me sentía emocionalmente si lo estaba, llegamos a la primera parte antes de llegar al mirador, normita palidecía y a mi la fistula me estaba avisando que mi corazón se sentía angustiado por ella, ella quería subir la mil gradas que faltaban la producción pidió disculpas, pero para mi no era suficiente de hecho no las escuche yo solo veía que normita no estaba bien, le pedi que se quedara y que no tuviera pena que primero era ella, también a Edwin pero el decidió acompañarnos, mis tacones se hundían poco a poco en la tierra blanda, habían ausoles, es mas el camino tengo entendido era lindo pues los que nos acompañaban asi lo decían, nadie llevaba ni agua, ni dulces, ni una galleta eso si el mapache iba en la gradas a la par nuestra, es mas yo si no fueran animales que son portadores de rabia me lo llevaba para la fundación.
Al fin llegamos descanse nos dijeron, yo a esas altura ya tenia el ceño fruncido, los zapatos enlodados, el pelo enredado, y las ganas de tirar la toalla, la opción ya no existía, nos tomaron unas imágenes en la terraza, el mapache en medio, el quería salir, quizás había visto a King flyp y pensó y porque no me hago famoso, nos tomaron unas fotos, nosotros ni cámara ni blackberry ni nada, yo ni celular andaba, eso si hambre si tenia y repetía hasta la saciedad gandhi murió por sus ideales y yo de paso también moriré de hambre.
Pero debo confesar que estando arriba pensaba en normita que estaba esperando que descendiéramos del mismo infierno estuviera bien, yo soy mas sentimientos que otras cosas, lo mas gratificante que porque ella no subió le tomaron una imagen en una parte donde están unos cafetos a ella sola, poco para una mujer tan grande, me acabo de dar cuenta que paso lo que siempre temi, encontrar pacientes que se podrían relacionar sentimentalmente conmigo, y para mi ella siempre será un ejemplo de lucha.
Nos fuimos en el microbús, todos, bendito sea Dios lo llamaron sino les juro que no creo que hubiera podido continuar, la gente se fue a desayunar, y yo también pero en eso me dijeron que querían tomarme imágenes, en un columpio, me sentí la quinceañera, y sonreía pero ya no lo estaba haciendo con el alma sino riéndome de lo que estaba pasando, es decir, yo no era una chica del columpio, pero todo sea por el amor a este sueño.
Las últimas imágenes en grupo, en una vereda, debíamos lanzar unos balones al aire y de felicidad, mi respuesta a esas altura eran de cansancio, y pensé en que el próximo año podía ser reina de carnaval pues ya la Ana Guadalupe se consumió en un ausol y la Pita Batarse había roto todos los esquemas, ya casi nos íbamos me despedí de la personas que me acompañaron pero yo continúe en la grabación ya era menos difícil las otras tomas pero ya hacia mucha hambre.
Punto de encuentro la oficina jurídica, nos acompaño blanquita una niña muy buena, hija única, como yo, su madre tiene insuficiencia renal crónica y su mayor anhelo es que su mama no pierda las ganas de vivir y este bien, su caso, como todos es una historia de mucho amor, nuestro siguiente set de grabación la Asamblea Legislativa, ahí para mi era de los mas complicados pues aparte que la gente iba a ver eso en la televisión, la gente que ahí me conoce se extrañaba, es mas había una diputada que estaba con prensa institucional con una entrevista y al otro extremo vio a su humilde servidora que estaban hasta moderándole la luz, me apene porque yo no soy ni política, ni mucho menos una celebridad pero este día las cámaras estaban a mi favor, me llamo dicha funcionaria le salude y me pregunto qué hacía, solo le conteste con una sonrisa que se trataba de algo de la fundación y que yo era una salvadoreña comprometida a cambiar mi comunidad, me felicito y me abrazo la gente que lo acompañaba de igual forma lo realizo, debí haberme sentido como un pavo pero antes del dia de navidad mejor dicho, pues me sonroje, reiterándome dicha señora a la cual le tengo en mis mas altas estimas pues no es una persona altiva pese a que es muy importante, que me felicitaba y que cuando me iba a ver en la televisión y yo solo pude responderle con la mirada baja la próxima semana, pensó que le iba a decir muy emocionada o con algunas ínfulas solo se me ocurrió decirle “así que comprare una bolsa grande me meteré en ella esperare que pase el camión”, a ella únicamente le dio risa y me dijo no diga eso, yo le dije que no era para tanto lo que yo hacía que el día había sido demasiado largo, complicado y que debía regresar a trabajar. Me despedí de ella con un abrazo y un beso y continúe en mi grabación.
Debí aprenderme una frase, y debo confesar tengo mala memoria a corto pero también a largo plazo, yo casi siempre analizo sintetizo y entiendo, de esa forma logre salir de la universidad, pero si me hubiera puesto a rezar de memoria los artículos del algún código no me hubiera graduado, pues no sirvo para eso, mi cabeza a esa hora solo me repetía tu estomago tiene hambre, tiene sed, esta cansado, ve tus pies, es mas ve tus zapatos, y aunque suene vanal debo decirlo mis tacones estaban en la máxima urgencia, a punto de un paro, y las tomas continuaban, querían que dijera algo a la quinta vez medio me salió, y ya solo faltaba la toma conmigo y el mundo de plástico, se realizan muchas pruebas de imagen, mi experiencia cansada, se aprecia lo que hizo la producción completa, pero la próxima vez deberé armarme de mas ánimos, mas valor, y de comida, de unos zapatos viejos, pues era una spot extreme renal.
Me despedí y agradecí a todas las personas que nos acompañaron y pues debí regresar a mi vida normal y después de esa caminata tan larga, que fue por horas debajo del sol, solo me quedaba tomar un baño y irme a trabajar, porque así es mi vida la vida de una luchadora, la persona que más admiro no soy yo es todas las personas que hacen algo por si mismas, y por los demás, todas aquellas personas que regalan un minuto a el prójimo

Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA