PORQUE NACE LA FUNDACION VIDA


Podría decirse que nace porque me diagnostican una enfermedad, porque quiero mejorar la calidad de vida, porque quiero prevenir el daño renal, así son las posibles respuestas, o es mas porque quiero hacer la diferencia pero este día en un programa de radio en donde me trabe toda para hablar me di cuenta que nació por AMOR
Por amor a la vida misma, no amor a alguien en particular, porque ese sentimiento que es tan fuerte que me hace acudir a la hemodiálisis y soportar el dolor de una punción, por ese dolor que me causa ver alguien de las personas que jamás han cruzado una palabra conmigo pero si una sonrisa y compartir una enfermedad en común, llegar a la unidad en una cama o en una silla de rueda porque el desorden gano esta vez la batalla, o la tristeza se paso por ese filtro y llego al corazón y la persona ha perdido el deseo de vivir.
Eso motiva esta fundación, dejar de ver al paciente, al amigo, al vecino de la máquina de al lado, quejarse, escuchar que no respira bien y se siente agitado, que siente el cuerpo flácido que debe irse a la máxima urgencia, o presentar código.
Que es más triste que llegar a la hemodiálisis y ver a un amigo de lucha sentado con la mirada vacía, con una sonrisa vacía, con la piel brillosa por el agua que se acumulo ahí, con un acompañante que frunce el seño como respuesta al dolor de ver a su familiar en malas condiciones
La fundación VIDA nace por una enfermedad, por mi bendición, por la nueva oportunidad que me dio Dios de vivir, de pensar en los demás, en agradecer la protección que me ha conferido, que mi vida tiene un sentido y no se trata de ser un ejemplo al contrario todas las demás personas son un ejemplo para mi, cada cual en lo suyo, y si puedo contribuir en la vida de alguien, no es que este pensado en ganarme el camino al cielo, si no construir mi propio cielo en esta vida, en donde todas las personas saquen el ángel que tienen dentro y pueda dar un poquito de amor por el prójimo.
Tener Insuficiencia Renal Cronica ha sido el camino a la felicidad, al amor, a despojar la vestidura de prepotencia, a llevar una de humildad, en donde no me da pena decir que la padezco en donde la tocar una puerta para que ayuden a la fundación a mi gente y esta sea azotada en mi cara, me haga darle una sonrisa a esa persona y desearle la felicidad del mundo, y darme cuenta que no soy yo, no es la fundación la que se pierde la oportunidad sino esa persona que cerro la puerta, y no se trata de crear un imperio en donde se concentren las mejores familias, o donde existan dioses del Olimpo, no esta es la fundación en donde todos somos iguales, en donde no debe privar el engaño decir que se hacen cosas que no se hacen, la fundación solo tiene una razón de ser es dar VIDA.

Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA