un día mas de HD


El jueves es el día que me levanto antes que el sol salga, pues debo ir al hospital a que me hagan mi filtración, el detalle es que no vivo lejos del lugar, pero es por orden de llegada y a mí la verdad me da una ansiedad de toda la vida, pensar en que ya van estar la aguja esperándome y si mi venita se esconde del temor, me toca hasta dos puncionadas extra, no se diga que la enfermera que me atienda sea de “Blanco”. No todas son malas pero tampoco todas son buenas, de por si el mismo procedimiento me genera angustia el personal que me atienda influye tanto, que pienso en las consecuencias hematomas, me dañen mi FAVI, mi mente domina el ingreso a dicha unidad.
Son la cinco de la mañana y si me fui en transporte colectivo soy la tercera o cuarta en llegar, tomo asiento, saludo y cuando es mi madre la que me acompaña saco mi colchita me envuelvo la cabeza y me apiño para no hablar con nadie, no me importa si creen que vengo mal pero lo que no quiero es relacionarme, no porque me crea mucho o poco, sencillamente evito que por equivocación me falten al respeto, o si hago una amistad y luego este no se cuida o no toma en serio su vida y hace desorden o es más, llega mal por alguna causa como el bendito potasio, o el agua, ver la cara de preocupación del familiar, a el hemodializandose sino es quejándose por la uremia, o lo que es peor inconsciente porque esta entubado y viene de la UCI, y que muera, el dolor que me causa me deja sin palabras y solo me queda rogar a Dios por que su alma llegue con bien a su presencia, además que la familia encuentre consuelo en el amor de Dios.

Volviendo a la historia debemos hacer una cola para lavarse las manos y la FAVI, es un poco incomoda para mi gusto soy una persona hasta cierto punto muy reservada y no me gusta involucrarme además porque hay caballeros un tanto abusivos e igualados, que no conocen sus limitantes; y lo ven como un juego y de paja en paja tratan de tocar mujer enferma, enfermera y familiar que se deje, las relaciones de amistad son escasas, la jefa de enfemera siempre les llama la atención diciendo que no deben tratarse con insultos, que al fin al cabo en El Salvador, es tan común, en los hombre referirse por un apelativo que en realidad no significa un insulto sino más bien una muestra de cariño.
Al principio ingresaban primero los de el MAHURCA, y posterior los de fistulas, me lavo mi FAVI me formo al margen y pido a Dios que la jefa de enfermeras se apiade de mí y me deje con alguien que sea de mi agrado, es decir, a mi no me caen mal el otro personal sencillamente se trata de mi vida en un brazo que una mala punción puede afectarme el buen recorrido que llevo hasta el momento.
Este jueves decidieron enviarnos a la NEVERIA, ( se llama popularmente entre los pacientes, y enfermeras así porque es el cuarto en el que el aire acondicionado por lo general siempre funciona y esta lo más fuerte posible) es donde pase casi un año, el salón solo anidaba en aquel entonces cuatro maquinas de HD, y todos eran mahurca o permacap, pero hoy como la familia renal ha crecido a dimensiones desproporcionales, en la NEVERIA hay diez maquinas y el grupo que siempre llegamos primero de FAVI nos han ubicado ahí, me dio mas estress ver tanta enfermera nueva, todos apiñados, sentía calor en la planta de los pies, me empezaba a dar nauseas, y ojo que esto no son síntomas del potasio o de la presión, es sencillamente mi mente que se siente incómoda, piensa en que parte de esas personas que están ahí no me van a dejar dormir, y no es que la hemodiálisis sea un lugar para dormir, pero es la única forma que pasa el tiempo sin sentirlo, para lo cual voy armada con mis pastillas para la locura, tal como las denomino, a veces no me las tomo pero mis compañeros están haciendo ruidos, cantando, gritándose entre ellos, contando historias a las enfermeras, no falta el que le está bajando la luna y las estrellas.
Pasa el desayuno, el cual nunca ha sido nada llamativo, pero yo adquirí un problema que mi psiquiatra lo denomina como normal, nervios que jamás desaparecen, a veces se me olvidan pero otras tantas se apoderan de mi, y me obligan a pedir que me desconecten porque necesito acudir al baño con emergencia, que no aguanto el calor, que la garganta se me reseca, que necesito vomitar, es el caso que yo no desayuno hasta que salgo de la hemodiálisis, ni como nada más que mis gomitas de osito, a veces dulces y nada más, este día me habían dejado sillón a la par de otro sillón, la maquinas nuevas dando alarma porque la enfermera que era la encargada no sabía cómo hacerlo, salió el batallón de las de verde, a vestir la maquina, a hacer las asepsia y a conectar al paciente.
No me quejo la gente no es mala, a veces son graciosos, pero hay unos que son tediosos, cada cual es su mundo, sobre todo uno de ellos, adil…se ha levantado de su máquina y se fue a ponerle el tensiómetro a la otra compañera de HD, porque ese cuarto solo quedamos dos mujeres Roxi y su servidora, ella es una mujer seria, trabajadora y de gran ejemplo tiene su esposo y su niño.
Hay varios de mis compañeros que después del tratamiento nos toca ir a trabajar, claro que a la par de mi trabajo, solo me queda rendirles admiración porque se esfuerzan porque a veces nadie se da cuenta que nosotros nos sentimos cansados, con sueño, a veces con mucha hambre dependiendo que tan buena fue la filtración.
Este es un día normal, en donde las nuevas disposiciones para que no se contaminen los catéter nos hacen esperar a salir en grupos del cuarto de la NEVERIA. Si esto fomentara el compañerismo seriamos todos amigos y no solo compañeros. Este es un día común en la Unidad y espero que hacían sigan siendo

Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA