LAS TECNICOS...


Desde que ingrese a hemodiálisis, no mucho dos años tres meses, he aprendido a tener miedo a las que no son técnicas, y anda de blanco, pues las enfermeras de HD, siempre visten de verde.

El relato no se trata de si le tengo o no miedo, sino de las que desde hace 23 años o mas años hay un grupo de técnicos (que son dos o tres) que sin lugar a dudas, son compañeras de lucha y en este recorrido han traído consigo la vivencia de muchos pacientes, la atención de verdad de calidad que proporcionan, la evolución tecnológica de la hemodiálisis, es increíble que a veces basta una sonrisa y decir gracias a estas preciadas personas, que están ahí para prestar un servicio, la diferencia es que ellas lo hacen con entrega y amor a la vida misma.

Como mi virtud es ser curiosa, (aunque esta haya matado al gato), le pregunto a la que la mayoría de veces me ha puncionado el antebrazo, que como empezó la unidad de hemodiálisis en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social,. Decía que se encontraban en el antes hospital general pero con el terremoto se trasladaron al Hospital del Seguro Social de Zacamil, eso fue en 1986; con maquinas que lavaban los filtros con mascones, lejía, y trasladar las bolsas de bicarbonato a las mezcladoras, era toda una hazaña el manejar esas maquinas, me conto que después les llevaron las mas nuevas que eran manuales, esa tenia que darle vuelta a las tuercas para que las líneas se sujetaran, y en pocas y llanas palabras las armaba antes de conectar al paciente, claro que era un trabajo pesado pero eran nada mas siete paciente, a quienes se les atendía tres veces por semana cuatro horas.

Cuando ya se cambiaron al edificio de especialidades que pertenecía al Hospital Rosales, las maquinas ya eran modernas, se parecían Arturito, es mas yo conocí una todavía cuando se arruino una nepro, hace ruidos extraños, la líneas, y el tubo de filtración es diferente.

El labor de punción de FAVI es grande, es importante, es vital para el paciente, y mujeres como la Miss Ana María, Sra. De Ayala, Miss Romerito deberían existir mas porque son humanos que comparten una enfermedad con el paciente, luchan con el, y son ejemplo para otras enfermeras de dedicación y entrega. Claro no estoy diciendo que lo consientan a uno antes de puncionar, pero si entiendan y comprendan que nunca va dejar de doler la metida de agujas.

Las técnicos son tan preciadas pues son capaces de puncionar con los ojos cerrados, y para todas aquellas FAVI nuevas o delicada




Entradas populares de este blog

Marihuanol, pomada de marihuana...

CÓDIGO UNO

ME DUELE EL ALMA